Yvonne Domenge En busca de la perfección

 

Andrea Martínez de la Vega

Ciudad de México.- Casi medio siglo de carrera ha llevado a la escultora Yvonne Domenge a convertirse, el mes pasado, en académica de número de la Academia de las Artes, por lo que se considera privilegiada.De ascendencia francesa pero nacionalidad mexicana, la artífice se distingue por la creación de piezas escultóricas que, por sus grandes dimensiones y formas orgánicas, modifican la experiencia del espacio. Autora de diversas escalas, desde piezas de joyería hasta esculturas de 40 metros, la obra de Domenge pertenece a colecciones privadas y públicas y se ubica en lugares tan diversos como Freedom Park, en Georgia, Estados Unidos, y la Facultad de Ciencias Biomédicas de la UNAM.

La escultora, quien aprendió a tallar madera con los trabajadores de la fábrica de muebles que perteneció a su esposo y ha hecho más eficiente su proceso de trabajo gracias a la tecnología de impresión tridimensional, habla del encuentro entre su disciplina y la arquitectura.

¿Cómo es su encuentro inicial con un espacio?

Intervenir el espacio es de los privilegios más grandes de mi vida. Lo que hago primero es ver que entre la arquitectura y lo mío hay dos respuestas posibles: la primera es hacer algo completamente diferente, que sea como un shock. Pero no todo aguanta contrastes: hay veces que necesitas poner algo que sea una continuidad. Muchas veces trabajo con los arquitectos en obra negra, desde el principio, para que sea algo que va de la mano, que el arquitecto esté contento con lo que hago porque acentúa lo que él hizo. No me impongo: propongo.

 

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/yvonne-domenge-busca-la-perfeccion/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor