Vicios en el árbol de navidad

–¿Cuántos contribuyentes de Los Cabos, La Paz, Puerto Vallarta o Bahía de Banderas, o de cualquier otro lugar, recibirán 46 mil pesos de aguinaldo por escasos ¡cuatro meses de “trabajo!

Bueno, ya sabemos que así va a pasar con los integrantes de la Cámara de Diputados (500).

Aparte, cuántos contribuyentes sudcalifornianos recibirán ¡38 mil pesos! por atención a ciudadanos, proveedores o clientes. Nadie. Si en cambio los legisladores federales obtendrán tal cifra por “atención ciudadana”.

Hay mucho recurso federal para el poder público. Sin embargo la huella federal dejada es de tan agravio, que dejaron lo que se dice unos jodidos puentes peatonales, con una SCT para el olvido, por donde pasan los contribuyentes de a pie, los que no están en el poder público.

Y cuál contribuyente local se le darán ¡350 mil pesos por el concepto de gratificación de fin de año!. La cifra referida se cubrirá a comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y protección de Datos Personales.

Es decir, hay de contribuyentes a contribuyentes:

1.- Los contribuyentes que se soban el loma para producir, pagar impuestos y cargar con un poder público de privilegios.

2.- Los contribuyentes del poder público que pagan su impuestos de los propios bolsillos de quienes generan sus altos ingresos.

Para colmo con todo lo caro que sale el poder público, y que debería de ofertar un eficiente sistema público ( si se parte de la idea que lo bueno sale caro), lo que se tiene es un brutal hartazgo social de corrupción e impunidad.

Aquí, entonces, se tiene el terrible contraste que lo caro, no sólo sale malo, sino pervertido.

No hay certeza en el sistema de partidos y tampoco en la justicia.

No hay credibilidad en las estructuras policiales, y ahora se reafirma la presencia militar en las calles.

Se habla de la bonanza en el sector agropecuario y pesquero. Pero, no se dice como sobreviven los cortadores de caña de azúcar, los cortadores de café, los auténticos pescadores.

Se dice del éxito de los destinos turísticos, pero no se dice de la tragedia de miles de familias traicionadas por el Infonavit y el Fovissste para darles créditos de vivienda en medio de arroyos.

Y este el poder público que está sobre la espalda de los contribuyentes que producen.

Una bofetada que los que pagan el salario del poder público, los contribuyentes, no vayan a tener ni aguinaldo ni días de certeza navideños, dado que ese aguinaldo ya desde estas fechas debe de estar mas que comprometido por alguna deuda.

Y no es que no deba de haber buenos salarios, claro que debe de ser una premisa y objetivo fundamental. Carajo, se ganó una Revolución en 1910 por un mejor destino.

Con tanto mar (Golfo de México, Mar Caribe, Golfo de California y el Pacífico), ganadería, ríos, comercio, oro, plata, petróleo, agricultura, turismo, industria, historia,que terrible ver como está infraestructura carretera o urbana, lo deprimente en ingresos y condiciones operativas de los cuerpos policiales, como sobreviven las enfermeras, los maestros.

Tanto que se tiene que no basta para generar certeza de futuro, lo que aflora en hartazgo social por corrupción e impunidad.

Y por si faltara algo de lo que lo caro no sale bueno, sino pervertido, a los contribuyentes se les imponen deudas que no conocieron como las del Fobaproa, por la que siguen pagando, año con año, miles de millones de pesos.

Si cuando menos se hiciera justicia, la que hoy también se nos va a negar.

No sé, la verdad, como vana  a estar de perdonadores desde la función pública federal, cuando el perdón y “borrón y cuenta nueva” no bastará en casos como los de Puerto Nuevo y Chulavista, Fraccionamientos habitacionales en Los Cabos, en donde viven familias obreras y populares, a las que Conagua dejó como herencia maldita en medio de los arroyos.

-¿Perdón?

–¿Y las vidas en riesgo?

–¿Cómo un borrón y cuenta nueva? Si a las familias las traicionaron y les dejaron una deuda en sus bolsillos por 20 años.

–¿Le dirán los nuevos actores del poder federal, a la naturaleza: perdónalos huracán? El año pasado ya colapsaron dos edificios con la tormenta tropical Lidia.

El hartazgo social va a estar latente. Mas con la perversión que lo caro no sale bueno.

 

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor