Teclas 7/6 El danés que escribió en nuestras costas

 

David rojo

De charco a charco, de costas del Pacífico Oriental a costas del Golfo de México, no falta el gobernante que emula al Rey Desnudo. Y el que de plano le apuesta al cinismo para con el silencio, pretender dar la imagen que no pasa nada, cuando sus gobernados en contraste enfrentan la tragedia diaria de asesinatos y secuestros.

En Veracruz miles y mas miles de estudiantes salen a ganar la calle para exigirle al gobernador Javier Duarte que le entregue a la Universidad Veracruzana –UV—más de dos mil millones que acusan le está escamoteando; padres de familia por igual ganan la calle contra la impunidad a un año de la violación de una menor de edad sin justicia; además, ciudadanos se multiplican y expresan indignidad por la desaparición a manos de policías veracruzanos de siete jóvenes y la presunción de la entrega de éstos a criminales, también, la Auditoría Superior de la Federación da cuenta del manejo irregular de miles y miles de millones de pesos del erario público. La indignación crece, se expande no tiene fin, como el asesinato que no cesa de periodistas en aquel estado.

Pero su dirigente partidista Manlio Favio Beltrones ante la tragedia, acaso tuvo una inicial llamada de atención, después atenuada, lo que debió de animar al propio gobernador priista a tomarse la foto con subalternos para dar cuenta de la unidad de su quipo y de sus manos “limpias” y hasta osa –y le permiten—ir a dar la bendición política al proselitismo político del abanderado priista a la gubernatura y tomarse la foto a quien antes intentó ridiculizar al regalarle una caña de pescar, para ver que pescaba, de presuntos actos de corrupción.

No todos pueden estar mal sin embargo ante el andar del Rey Desnudo, de aquella fábula del danés Hans Christian Andersen, de 1837, y tan vigente hoy en día se pretende imponer la ceguera del poder que se carga en hombros de los lambiscones que no llegan a faltar.

Y ante las sorpresas que no dejan de haber a causa de esa misma ceguera del poder, de las costas del Golfo de México a las costas del Pacífico, el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, salió con una lindura cargada de cinismo: un convenio de silencio.

Con la justificación que para no espantar al turismo no se debe de dar cuenta de los sucesos violentos que tienen en jaque la tranquilidad de los ciudadanos, el mandatario estatal Austedillo salió con puntada de que mejor los medios de información no den cuenta de los hechos desafortunados que sacuden aquel estado, y en particular a su principal destino turístico, Acapulco.

Desde luego que todo destino turístico debe de cuidar su imagen. Pero en el caso de la seguridad con acciones de certidumbre, con policías confiables no al servicio de la delincuencia y criminales como los casos recientes que han detonado la alerta ciudadana en Veracruz, con medidas de inteligencia, con cámaras de vigilancia, equipo y capacitación y salarios dignos. Es como se debe de combatir la delincuencia y mandos confiables.

Vaya convenio del silencio que pretende el Gobernador Austedillo.

En contrario al pronunciamiento de este gobernante, el hartazgo social crece de tal manera, que en Acapulco, de plano los comerciantes tuvieron que cerrar negocios en clara y enérgica protesta por el cobro del derecho del piso. S lo que debería de dar cuenta, ya se acabó con el derecho del piso, no hay que callarse.

A sus gobernantes el Gobernador Austedillo debería de darles seguridad, no salir con el ofrecimiento del silencio.

En un despacho de Apro, se dio cuenta de cómo el Gobernador Austedillo inició la semana al admitir la necesidad de “fortalecer la respuesta frente a la inseguridad” en el estado, pero “todos y cada uno”, subrayó, debemos “coadyuvar”, es decir, “entrar a una etapa donde hablemos menos todos los días” para incentivar el turismo y el empleo.

De acuerdo con el mandatario estatal, los medios de comunicación deben hablar bien de Acapulco y hacer un “convenio de silencio” como el que se ha hecho en Zihuatanejo, cita Apro.

Luego ironizó: “Gracias a todos los que se dedican a hacerle promoción mala a Acapulco. Gracias”.

Que se guarde la ironía y que les de a los guerrerenses seguridad, no silencio.

En el periodo vacacional que recién concluyó se contabilizaron 62 asesinatos en ese destino vacacional presuntamente relacionados con la disputa del crimen organizado y a pesar de la operación policiaca que se realizó en el municipio, donde 4 mil 594 marinos, soldados y policías fueron desplegados para cuidar a los vacacionistas.

De charco a charco. Sin sorpresas, si mas indignación social.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor