Tecla 7/6 Para encabronarse

 

Dicen que el que se encabrona, pierde. Será por eso que la sociedad sigue perdiendo, porque está encabronada.

Y es que aparte de este terrible lastre de la corrupción, todavía los políticos incurren en el descaro de confrontarse por el tema, pero sin pasar de la diatriba.

Las consecuencias de la corrupción e impunidad son tan brutales para la sociedad, que difícilmente se puede pensar que estas serán atajadas y sancionadas con discursos generalizados de las dirigencias partidistas. Discursos políticos en donde lo que menos importa es el precedente, porque en realidad ni se pretende encarar la corrupción, sino el de tejer un manto sagrado hacia esta con la simulación.

Sobre las posturas en contra de la corrupción del PAN y el revire del PRI, con el “no nos dejaremos”, no hay ningún hecho contundente.

Vamos, que diga el PRI cuándo ha alzado la voz en contra del terrible destino que enfrentan los veracruzanos y un sector como lo es el de periodistas y cuando ha ido a tribunales, por citar, para que se proceda en consecuencia.

Claro que estas conductas de simulación hacen encabronar, mas cuando quien ejerce el poder –que no Gobierno, en lo que hay una gran distancia—Javier Duarte, en afirmaciones de las que da cuenta La Jornada, destaca aun no obstante todo lo que vive el pueblo veracruzano que se lleva “de a cuartos” –como cuando chamacos nos golpeábamos los hombros—con el Presidente Enrique Peña Nieto y con el propio PRI.

Igual, el PAN mirando hacia otro lado y no lo propio, como ocurrió con el destino del país en manos de Calderón y otros gobernantes.

Y ambos partidos sólo espectadores con lo de la Casa Blanca, Ayotzinapa o Nochixtlán.

No le ha quedado a la sociedad mas que enojarse o enfurecerse. Pero en realidad se pierde no por encabronarse, este es sólo un reflejo del fastidio o de la frustración social.

Se pierde en realidad por que no se sabe ser un buen patrón. Los políticos disponen de poder y recursos de los contribuyentes, los patrones. Pero a los que se chingan por no saber ser buenos patrones, que permiten que se haga lo que se quiera con sus bolsillos y se haga de la democracia un maquillaje, con instituciones electorales como el INE mas prestas a gastarse el presupuesto público en edificios de confort, que en hacer rentables los votos.

Para no perder, en efecto no debería de haber encabronamientos. Si exigir y que se dieran consecuencias por corrupción, impunidad y simulación.

Pero ya acaba de decir un cuasi paisano como Enrique Ochoa –tiene departamento en La Paz—que se va a responder toda “falsedad” de la oposición. Que a la oposición se le acabó el recreo.

Mas entonces que van a decir los priistas de las verdades. Si a la oposición se le acabó el “recreo”, entonces, que tiempo vive la sociedad. Para que haya un recreo es porque hay aula, hay cátedra y tan es contradictorio, que en estas fechas los contribuyentes siguen pagando la factura del llamado Fobaproa de los cientos de miles de millones de pesos saqueados.

Cómo decir que se acabó el recreo, si por corrupción se siguen pagando cuentan que lastiman el desarrollo del país. O del tema de las Afores, de total desconocimiento de la sociedad.

Pero el PAN que no se de tampoco de golpes de pecho. Ahí está su silencio cómplice ante el cinismo de Felipe Calderón de activar en procesos electorales recientes, cuando el “ex presidente” tiene a su disposición recursos públicos. ¿Cuál democracia? Silencio entre otras barbaridades perpetradas durante largos doce años.

El PRI debería de mirar a la sociedad, no al recreo de la oposición.

El PAN está urgido de la autocrítica y de hechos, no sólo discursos generalizados sobre la corrupción. Que no festeje por un presunto convencimiento electoral en los recientes comicios en los que se alzó con varias gubernaturas, cuando el ambiente estaba mas que permeado por encabronamiento ciudadano.

Que se confronten entre ambos, pues si no pasa de ahí. De palabra a palabra. De mentada a mentada, perdón, de discernir a discernir, para eso son políticos. En cuanto a lo de las querencias, para eso está el Congreso para aprobar las canonjías del poder y si no las propias cúpulas para endilgar a la población mesas pactistas.

Está visto habrá mas encabronados.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor