Tecla 7/6 Al revés

 

Si Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública no hablaba con maestros vivos, menos lo hará con maestros muertos.

Las protestas contra la reforma educativa no obstante que se habían regionalizado sin que las movilizaciones magisteriales se hubieran expandido por todas las calles del país, y en el caso de Puerto Vallarta alguna protesta en la DRSE, Nuño dispuso de miles de elementos de la Policía Federal, militares y de la policía de la Ciudad de México para encarar a la disidencia magisterial.

Al “yo no hablo con maestros que no aceptan la reforma educativa” distrajo las actividades de estos miles de elementos uniformados para marchar y bloquear a los maestros disidentes, cuando en terrible contradicción delincuentes criminales y gandallas en autobuses de pasajeros perpetraban asaltos y violaban a mujeres.

Este es un lamentable saldo del “yo no hablo con quien no está con la reforma educativa”, con miles de efectivos policiales y militares en el portal de la SEP en lugar estar vigilando los ductos de combustible y enfrentar con resultados el despojo a los mexicanos de miles de millones de pesos con la llamada “ordeña” de los energéticos.

Los miles de efectivos policiales y militares que deberían de estar enfrentando los secuestros, los asaltos, los asesinatos, ocupados para ser lanzados en contra de la disidencia magisterial.

Ahora con quién hablará Nuño, ¿con los muertos, con su conciencia?

Si el problema de la movilización magisterial se centraba en estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán  y sus desplazamientos a la capital del país, por supuesto que el problema no era para resolverlo con miles de efectivos militares y policiales, sino con voluntad de atención y solución, no con el garrote.

Qué esperaba Nuño con la tensión social de por medio, acaso que los hechos no desbordaran.

El funcionario público, el político, deben de entender lo que es el disentir; el policía, el militar, no, sólo entienden de órdenes, no de razones.

Por tal si marchan miles contra movilizaciones masivas, por mucho que se diga que no hay armas y esas cosas, es de anticipar que lo que habrá es un choque violento. Con infiltrados o no.

Hoy con quién hablará Nuño, a unos los tiene en la cárcel, otros están muertos y a otros mas de cuatro mil despedidos.

Nuño ha pasado por alto, irónicamente, viniendo de su cargo como responsable de la política de educación en México, lo que dicen los libros, incluso, gratuitos, de historia, de cómo se ha forjado la democracia que hoy en día se sigue construyendo.

Cómo estar en la escuela ignorando los por qué de lo que nutre el disentir. Y la democracia no se construye con botas, macanas, rifles, cárcel, represión, esto último la destruye.

Se podrá estar o no de acuerdo con los métodos de la CNTE, aquí mismo en Los Cabos la disidencia magisterial sólo se distinguió en los comicios del año pasado como parte de un proyecto político que compitió y perdió. Y esta disidencia local acabó divorciada con diferentes sectores de la población al incurrir en acciones, como los amagos de bloqueos al aeropuerto o los bloqueos carreteros que sólo generaron malestar, en lugar de abrir la comunicación y provocar empates de solidaridad e interés local.

No se quiere ni se desea que a la tranquilidad de un lugar se le impongan acciones de desestabilización social. Pero hoy todo entró a un campo de confusión, de desmentidos, de aclaraciones, de señalamientos. El saldo de los seis muertos y medio centenar de heridos en un desalojo ayer de disidentes del magisterio en Oaxaca da cuenta de cómo las cosas están al revés.

Que Nuño siga sin hablar. Ya no tiene con quién hacerlo.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/tecla-76-al-reves/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor