TECLA 7/6 Días aciagos

 

En medio de una jornada larga, tensa, por los sucesos aciagos de Oaxaca, los que hasta ayer ya cobraban ocho vidas, Manlio Fabio Beltrones, dio a conocer su renuncia a la dirigencia nacional del PRI: “Los votantes exigen mejores resultados y que se combata la corrupción”, rubricó el priista, luego que en los comicios del pasado 5 de junio, el Revolucionario Institucional perdiera siete de doce gubernaturas en disputa electoral.

Queda bajo comentario, sin embargo que el triunfo del PRI en Oaxaca estuvo colgado de aristas varias, que se contuvo la represión gubernamental al movimiento magisterial hasta después de los comicios y que con un “Gobernador” como Gabino Cué, surgido de un bodrio aliancista de la oposición, el destino oaxaqueño no podía estar mas que turbio y herido.

Si los electores determinaron castigar en las urnas el pasado 5 de junio a los gobernantes y a la corrupción, el triunfo del PRI en Oaxca da cuenta de la clase de bicho que fue llevado al poder en tierras oaxaqueñas y de los sinsabores que acumulan día a día como la jornada aciaga de Nochixtlán.

Si el PRI obtuvo el voto mayoritario en Oaxaca, con todo lo que sus priistas hicieron y han hecho en estados como Veracruz, Tamaulipas y Chihuahua, entonces, el “gobernador” Cue se lleva las palmas de la putrefacción en el ejercicio del poder.

En la descomposición del poder por igual cada vez que el PAN celebra los triunfos de 5 de junio y de la expresión de los electores en contra de la corrupción, peca de cinismo político por que en Sinaloa el PAN perdió la gubernatura. Es decir, el PAN y su “gobernante” fue rechazado y castigado en las urnas, sin que mediara algún registro de dignidad política panista para haber cuestionado desvíos en el ejercicio de Malova.

La cuestión ahora es si en verdad se va a combatir la corrupción. Y por supuesto si se va a encarar la impunidad, con la jornada aciaga Nochixtlán de nueva cuenta el discurso del sistema, volverá a ser puesto a prueba sin ya espacios para mas falacias con “verdades históricas” como sucedió en fechas recientes con la de la represión y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Hoy lo que se dice en la calle, lo que comenta el empresario, el trabajador, la ama de casa, el estudiante, las voces todas, se escuchó en el propio seno de la Comisión Política Permanente del CEN del PRI.

Beltrones reconoció que los votantes priistas, y de otros partidos, exigen mejores resultados y que se combata la corrupción e impunidad.

Asimismo, señaló, quieren los votantes que la modernidad se refleje en sus bolsillos y no están satisfechos “con solamente enterarse de que vamos bien, sino que quieren sentirse bien.”

Pero con el peso de la corrupción y de la impunidad, quién puede sentirse bien. Mas cuando en un clima de libertades, ayer mismo se conoció de otros dos periodistas asesinados, un compañero en Oaxaca y una compañera en Tamaulipas.

Tanta violencia y tanta inseguridad y sin embargo tantos miles de efectivos militares y policiales puestos a la atención del secretario de Educación Publica, Aurelio Nuño, para que los emplace en contra del magisterio disidente, vaya contradicción.

En su renuncia a la dirigencia nacional priista, Beltrones fue directo en otros puntos:

“El partido en el gobierno –dijo– debe apoyar y su gobierno debe comunicarse y comprometerse más con su partido”.

“Es urgente y prioritario que se refuerce la rendición de cuentas de los servidores públicos, legisladores y gobernantes que emanan de las filas del PRI”.

Se manifestó también en favor de “un nuevo sistema político que permita alcanzar mayorías estables que otorguen a México gobernabilidad y estabilidad”.

Así habría que puntualizar gobernabilidad y estabilidad, sin corrupción ni impunidad.

Con justicia para jornadas aciagas como la de Nochixtlán. No mas de lo mismo.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/tecla-76-2/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor