Reflexiones cotidianas Tierra de confusión

La tierra, el mundo que conocemos vive en mucha confusión. El ego del orgullo es otra de las aberraciones de la máquina humana que tiene al planeta en la confusión, ignorancia y desorden. En la década de los 70´s el grupo británico Génesis difundió una canción titulada Tierra de confusión. La canción inicia con los versos siguientes: “Debo haber soñado mil sueños, he sido perseguido por millones de gritos; puedo oír el sonido de los pies que se marchan, se están mudando a la calle. Ahora has leído las noticias del día, dicen que el peligro y se ha ido. Pero puedo ver que el fuego sigue encendido y la noche sigue ardiendo. Hay demasiados hombres, demasiada gente metiéndose en demasiados problemas y no hay demasiado amor alrededor. ¿No puedes ver que esta es la tierra de la confusión?”
Sí, esta es la tierra de la confusión, carente de amor y con sobrada vanidad y arrogancia y el ego del orgullo es precisamente otro agregado que mantiene al mundo en vilo, caminando de la mano de la lujuria, la avaricia y la codicia. El yo se cree bello, puro, inefable, santo, virtuoso, etc., nadie se cree malo, todas las gentes se auto-consideran buenas y justas.
Todos los seres humanos en el fondo somos narcisistas enamorados de sí mismos; observad a un cantante en el escenario del teatro; está locamente enamorado de sí mismo, se adora, se idolatra y cuando le llueven los aplausos, llega al clímax de su auto-adoración; eso es precisamente lo que él quiere, lo que anhela, lo que aguarda con sed infinita.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-tierra-confusion/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor