Reflexiones cotidianas Ley del Eterno Retorno

 

 

Parte II

Una de las leyes universales que gobiernan a este planeta en esta dimensión, la tercera dimensión es la Ley del Eterno Retorno. Esta ley nos dice que retornamos a este planeta cuántas vidas sean necesarias. De acuerdo a la filosofía oriental, se nos dan 108 cuerpos para recordar quiénes somos, pero sobre todo para sanar nuestra alma. Afirma el maestro Samael Aun Weor que tres cosas van al panteón o cementerio: primero, el cadáver físico; segundo, el cuerpo vital (éste se escapa del cuerpo físico con la última exhalación); tal vehículo flota ante el sepulcro y se va descomponiendo lentamente, a medida que el cuerpo físico se desintegra; tercero, la ex personalidad.

Ésta, la ex personalidad, puede a veces escaparse de entre la tumba y deambular por el panteón o dirigirse a algunos lugares que le son familiares. Son aquellos espectros que algunos videntes o con ciertas facultades psíquicas pueden verlos y los confunden con conocidos o familiares desencaranados y que deambulan por la casa, en los panteones o en lo que fueron sus centros de trabajo, también conocidos como “fantasmas”. Pero al final la ex personalidad se disuelve lentamente, a través del tiempo. No existe ningún mañana para la personalidad del muerto; ésta, en sí misma, es perecedera.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-ley-del-eterno-retorno/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor