Reflexiones cotidianas La maldad humana

“No hagáis el mal y no existirá.”
León Tolstoi (1828-1910)

La maldad humana es uno de los lados oscuros del hombre o de la máquina humana. Decía Jean Paul Sartre (1905-1980), Filósofo y escritor francés que “Lo más aburrido del mal es que uno se acostumbra”. Y es verdad, mire a su alrededor cuanta barbarie, salvajismo y violencia azota a nuestro alrededor. Si la primera y segunda guerra mundial fueron la más alta expresión de la maldad humana a escala masiva y grotesca, las secuelas de esa maledicencia humana se sigue manifestando, aunque en otras escalas y con niveles de crueldad no menos deplorables y vergonzosos.
Solo basta echar una ojeada a los medios de comunicación y a las nuevas tecnologías para enterarnos de la bajeza de la condición humana, de esa falta de amor al prójimo, de compasión y bondad. Detrás de esa pobre condición humana se arrastran la ambición, el orgullo, la codicia y la envidia, agregados psicológicos que están relacionados con el éxito y el poder. Esas dos variables, éxito y poder, son condiciones que la sociedad moderna impone al hombre como requisito para sobrevivir. Nuestras ganas de demostrar que somos competitivos, además de alimentar el progreso, da forma y sustento nuestra cara más oscura.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-la-maldad-humana/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor