Reflexiones cotidianas La desconexión

Hace unas décadas me sentía sólo, a pesar de estar rodeado de mi familia, amigos, compañeros de trabajo, sentía una sensación de soledad y a veces cierta tristeza. En ese entonces no alcanzaba a comprender cuál era el origen. Buscaba compañía, buscaba consuelo en la música, en el alcohol, a veces, en los amigos o de plano tratando de olvidar esa sensación con el trabajo. Nada de eso llenaba mi vacío.

En algunas ocasiones trataba de encontrar respuestas en el cielo, mirando a las estrellas, en la soledad de las playas, el río o en un cerro. A veces escribiendo un poema o respuestas en la luna, en el viento. Sólo pequeños susurros. Fue a través de la búsqueda de respuestas en libros, cursos, pero sobre todo a través de experiencias internas cómo llegué a encontrar la verdad. Al principio era un pesimista que no creía en cuestiones de tipo espiritual, más cuando en mi época de estudiante universitario cambiaron mi chip y el nuevo software indicaba que Dios no existía, sólo fue creación del hombre. Los maestros de ese tiempo, la mayoría marxistas, lo demostraban con muchos argumentos convincentes, de tal modo que al año me convencí totalmente de esa aparente verdad.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-la-desconexion/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor