Reflexiones cotidianas Conversación con un migrante

Cierta ocasión que regresaba a casa de hacer un mandado (ir a comprar tortillas) antes de arribar a la vivienda, me encuentro con un hombre que cargaba una mochila raída y arrastrando sus pies sobre unos tenis con suela despegada. El desconocido sonríe y me saluda: -Bonito día, ¿Verdad? Sí, le contesto, con un poco de calor.

_Le quiero contar algo, me dice. Llevo varios días viajando y ahora me siento triste y con hambre.

Precisamente ahora voy a comer, si gustas puedes venir conmigo, vivo aquí cerca, le contesto. Esto salió sin que lo pensara. La forma en que me transmitió su sentir dio confianza para pensar que no era un hombre malvado o malintencionado. Mi compañera estaba preparando la mesa para sentarnos a comer, así que cuando entré le dije que dispusiera de un platillo más, pues teníamos un invitado. El personaje en cuestión se veía sorprendido y apenado.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-conversacion-con-un-migrante/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor