Reflexiones cotidianas Cómo construimos nuestro destino

Por ignorancia, arrebatos pasionales o por patrones o creencias, en nuestro pasado tal vez hemos cometido muchos errores y con ello afectado la vida de personas con las que nos relacionamos, casual o intencionalmente. Esos errores o agravios quedan grabados en nuestra psique y a veces nos atormentan, deprimen o dejan secuelas perniciosas en nuestra vida.
De hecho, de acuerdo a la ley del karma, se estipula que a cada acción viene una reacción. En términos más sencillos, a cada acción que hacemos, positivas o negativas, siempre habrá una consecuencia. También significa: causa y efecto. No existe causa sin efecto, ni efecto sin causa. Todos cometemos diariamente errores y estos generan consecuencias. Cualquier acto de nuestra vida, + o – tiene sus consecuencias. Los actos negativos, tendrán como consecuencia un karma que tendremos que pagar con dolor: enfermedades y sufrimientos. Ejemplos: delincuentes, traficantes de droga, asesinos, corruptos, violadores, estafadores, mentirosos… Por otro lado, los actos generosos, positivos, benignos que realcemos, tendrán como efecto un Dharma que nos hará tener una existencia placentera, llena de salud y dicha.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor