Reflexiones cotidianas Cholula, escuela iniciática

En México, como en Egipto, también existen vestigios de culturas muy desarrolladas, no sólo en el plano material, arquitectónico, agrícola, científico, también en el plano espiritual. No había separación entre ciencia y religión, se mezclaban y su unión aportaba grandes progresos en todos los ámbitos. En el estado de Puebla existió la ciudad de Chollolan o Cholula como se le conoce ahora y ahí se encuentra la gran pirámide de Cholula, un templo azteca antiguo, con una base  cuatro veces más grande que las otras Pirámides  y casi el doble de volumen.

Su nombre deriva de la palabra prehispánica Chollolan, que significa “lugar de huida”. También se ha llegado a interpretar como “Agua que cae en el lugar de huida”, lo cual hace referencia al arribo de grupos Toltecas en la región luego de su expulsión de Tula cerca del año 1000 d. n. e.  Asimismo, el sitio era reconocido como Tlachihualtépetl, es decir, “el cerro hecho a mano”. Lo interesante es que aquí se asentaron también los toltecas, una cultura que previamente imprimió sus huellas en Teotihuacán y en Tula, donde se muestran los atlantes.

En otras aportaciones he mencionado que todas esa grandes civilizaciones que construyeron la pirámides de Teotihuacán, Cholula, las construcciones mayas, las de Perú, Egipto y otras ciudades son vestigios de los atlantes, seres iluminados o con mayor avance espiritual y tecnológico que emigraron de la Atlántida, la ciudad de los atlantes que se hundió en el mar atlántico.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-cholula-escuela-iniciatica/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor