Reflexiones cotidianas Apegos y desapegos

El apego es causante de múltiples infortunios. Nos apegamos a las personas, a las cosas, al dinero, la fama, poder, a todo lo que llega a nosotros. Por ese apego nos rodeamos de muchas cosas, personas y cuando nos despojamos de ellas o las personas se alejan de nuestra vida sufrimos. En realidad el apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o a una persona determinada y está originado por la creencia de que sin eso no se puede ser feliz. Apego proviene de la palabra apegar, compuesto con el complejo verbal ad (hacia) y el verbo picare (pegar): estar pegado a algo o alguien, aunque también subyace la palabra ego, lo cual nos da otro sentido: pegado al ego.
Como sabemos, el ego es una mentira bien elaborada porque son aquellos agregados psicológicos que cohabitan en nuestra psique y nos mantienen en su ilusión. Creemos que somos su expresión, que esa es nuestra verdadera identidad; egos de la ira, orgullo, lujuria, envidia, pereza, gula, avaricia. Estos agregados son los que nos mantienen apegados a las personas, cosas, creencias como fama, poder, riqueza, etc. Viene la ira cuando alguien me roba o quita algo; el orgullo aparece cuando alguien lastima mi vanidad, hiere mi personalidad, me cuestiona o critica; la envidia al sentirme menos porque otros poseen mejor carro, casa, mujer, cuentas bancarias. La lujuria cuando deseo a tal o cual persona para satisfacer mis apetitos sexuales.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor