Reflexiones cotidianas Año nuevo, vida nueva

Este dicho muy popular: Ano nuevo vida nueva sólo es un cliché muy usado por las personas, lo cual no significa que esto sea verdad. Es posible que, en sus reflexiones, peticiones o deseos de fin de año, la mayoría se proponga realizar cambios en su vida, lo mucho serán cambios materiales, pocos piensan en realizar cambios de fondo, no sólo material sino también espiritual. Lo cierto es que a la mayoría lo espiritual es cosa secundaria.

Pocos se hacen estas preguntas: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo?  ¿Para qué vivo? ¿Por qué vivo?  Mientras no respondamos a esas preguntas pocos cambios podremos hacer, sobre todo los internos, tal vez externamente tengamos grandes progresos sociales, económicos o políticos, pero internamente, nuestro nivel de Ser será el de una pobre caricatura. Afirma mi maestro que la gente amargada, cansada de sufrir tiene ganas de cambiar y voltear la página de su historia, pero no sabe cómo, no conocen el procedimiento, está metidos en un callejón sin salida.

Lo que les sucedió ayer les sucede hoy y les sucederá mañana; repiten siempre los mismos errores y no aprenden las lecciones de la vida ni a cañonazos. Todas las cosas se repiten en su propia vida, dicen las mismas cosas, hacen las mismas cosas y lamentan las mismas cosas. Esta repetición aburridora de dramas, comedias y tragedias continuará mientras carguemos en nuestro interior los elementos indeseables de la ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc.

Cuando me hice esta pregunta hace tiempo me dije: soy un ser de amor, luz, sabiduría; eso somos realmente, nuestra naturaleza es divina, pero los racionalistas, aquellos que sólo creen en el materialismo, creen que Dios o lo divino es sólo una creación del hombre. Los que se creen hombres de ciencia o quienes se apoyan en sus teorías lo niegan porque para ellos todo debe ser comprobado científicamente, con hechos reales. Los místicos, los grandes yoguis o gurús, los santos pueden comprobar, a través de sus meditaciones o por las diversas prácticas espirituales, la existencia de otras realidades que sólo se viven y experimentan internamente. Y en esas experiencias pueden conectarse con esa naturaleza divina, con la fuente de las virtudes, el amor, la paz interior, la sabiduría.

Quien vive esas experiencias vive en otro nivel del Ser, un nivel espiritual que le permite comprender el origen de este mundo, los planetas, el universo. Esto ya lo sabían las antiguas civilizaciones y lo han dejado plasmado en sus libros, en sus construcciones, en sus rituales. Y para trascender la mecanicidad en que nos encontramos necesitamos anhelar un verdadero cambio, salir de esta rutina abrumadora y cansona. Comprender que existen diferentes niveles del Ser. No es lo mismo el nivel del ser de un borracho al de un abstemio, el de la prostituta es muy distinto al de la doncella. Nuestro desarrollo espiritual se puede ver como una escalera que se extiende de arriba hacia abajo. Cada uno de nosotros nos encontramos en algún nivel de esa escalera, unos arriba y otros abajo, no importa la edad. Escalones abajo habrá gentes peores que nosotros; escalones arriba se encontrarán personas mejores. ¿Dónde nos encontramos en esa escalera? Es una pregunta que nos debemos responder y ella será producto de nuestro nivel de conciencia, de cuánto estamos despiertos o dormidos.

Para finalizar les deseo un exitoso año nuevo y van estas otras reflexiones en el siguiente poema:

 

Su majestad el tiempo

 

El tiempo se nutre de nostalgias, placeres, miradas añejas

De nubes pasajeras, ratos solitarios, sonrisas sin prisa

A su paso arrastra deseos insolentes o fugaces alegrías

A veces se nutre de historias sencillas o tragedias sin chiste

 

El tiempo no perdona ni se detiene ante nadie

Mide sus pasos en días, semanas, años o meses

Se fracciona en segundos, se pierde en baraja de recuerdos

Se va de prisa en el horizonte de mis pensamientos

 

El tiempo es un túnel sin fondo, un remolino de historias

Deja marcas en los cuerpos, ojos y manos

La muerte le rinde pleitesía, siempre le surte vidas

Será una pesadilla o una ilusión de la mente.

 

Tiempo al tiempo, pero el tiempo no tiene tiempo

siempre se está yendo, luego regresa

cuando nos damos cuenta es tarde

si vamos adentro no hay espacio ni tiempo

sólo la paz y la felicidad eterna, imperecedera.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-ano-nuevo-vida-nueva/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor