Reflexiones cotidianas Adquiriendo una mente pura

Cómo adquirir una mente libre aspectos negativos, densos, perturbadores y tóxicos, esa es una pregunta que todos debemos hacernos. Dicen los maestros que del mismo modo que saturas el agua con sal o azúcar, tendrás que saturar la mente con los pensamientos de Dios, con divina gloria, con presencia divina y con sublimes pensamientos espirituales que despierten el alma. Sólo de esta forma podremos establecernos en la conciencia divina.
Para llegar a ello debemos mantener sometidos los sentidos, dominando sus deseo, respirando quietamente por la nariz y dejar que el sabio observe la mente como el cochero observa la carroza conducida por los caballos. Para ello requiere el fuego de la concentración, la auto observación de todos sus procesos, entonces el cuerpo, compuesto de tierra, agua, aire, fuego, éter, entonces no habrá enfermedad ni muerte, ni dolor; sólo entonces, sostiene Sivananda, se ha obtenido un cuerpo ardiente con el fuego de la concentración.
Si nuestra mente está saturada de pensamientos tóxicos, negativos, egoicos, perturbadores, de miedo, tristeza, enojo, envidia nuestro cuerpo no será ligero ni estará libre de enfermedades, ni la tez brillante ni la voz suave y dulce. Al contrario, expresaremos esa basura cada vez que hablamos o pensamos.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/reflexiones-cotidianas-adquiriendo-una-mente-pura/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor