Input your search keywords and press Enter.

PREVENCIÓN ANTE TODO ¿Miedo ante el delito?

Es lo más normal, sin embargo, el miedo nos debe obligar a movernos, denuncia, gritar, prevenir, exigir, ayudar, correr, en pocas palabras a actuar, si seguimos pasivos ante el mismo corremos el riesgo no solo de que nos alcance, sino que se siga enquistando en nuestra sociedad y como una mala hierba eche raíces lo suficientemente fuertes que sea imposible de “arrancar”. El delito asusta, claro, pero nos debe asustar más el darnos cuenta que lo permitimos, que lo provocamos, que lo cobijamos, cuando no denunciamos, cuando compramos algo robado, cuando miramos a otro lado, cuando no educamos a nuestros niños, niñas y adolescentes de manera que respeten la vida, las normas sociales y derechos humanos.

Trabajo en prevención, conozco de DDHH, pero es imposible no darme cuenta que nuestro riesgo a ser víctimas de delito se elevan, por lo que aplicar prevención con perspectiva victimológica ayuda a reducir la posibilidad de ser víctimas de delito, si, no gusta, porque limita, porque me obliga a mí, a ti, a todos, a vivir atenta, alerta, mientras el delincuente vive “en la calma” de la planeación de su próximo delito.

Edición impresa digital aquí