Prevención ante todo “De justicieros a delincuentes”

 

 

 

¿Cuántos videos le ha tocado ver en las redes de linchamientos? El caso más reciente y muy sonado es el de Cancún en el que un grupo de personas intentaron linchar a un Ucraniano esto por insultar a los mexicanos en la calle o a través de redes sociales, casos mucho, pero pareciera que la parte medular de la historia es la misma en todos los actos de este tipo, la intolerancia social, la normalización de la violencia, el Estado que no cumple con su función, ciudadanos hartos y cansados de la impunidad que impera en el país. En tiempos anteriores teníamos un tipo de justicia conocida como la venganza privada (que no era otra cosa que lo que conocemos como ley del talión), sin embargo la evolución del ser humano trajo consigo normas y leyes, lo que su vez trajo consigo la erradicación de este tipo de “justicia”, en el hoy y el ahora, parece que tenemos un retroceso, una involución, donde se busca ejercer la justicia por propia mano.

Sin embargo la paradoja de este acto va implícito en el hecho de que se busca “castigar” a un criminal o delincuente, cometiendo la misma conducta criminal o delictiva. En pocas palabras se termina castigando al delito y al delincuente, con otro delito, el linchamiento es un delito.

La palabra linchamiento -la palabra misma nos manda a la tradición anglosajona- es el hecho de que un grupo de manera abusiva ataque a una sola persona y la mate, puede tener motivos religiosos, étnicos, de miedo colectivo, o puede ser parte simplemente de una tradición nacional.Sin embargo, en nuestro país las motivaciones son completamente distintas. El linchamiento es un fenómeno que tiene características altamente violentas, se dan con mucha celeridad, o sea son muy rápidos, se realizan de manera espontánea y por autores anónimos. Una de las razones de los ciudadanos para decidir actuar en contra de la delincuencia a través de linchamientos es el hartazgo al que llegaron por la inseguridad, sin embargo, nadie en lo absoluto puede tomar la justicia por propia mano, no hay justificación alguna cuando es al Estado a quien le compete aplicar la justicia. Cuando un ciudadano o un grupo de ciudadanos deciden tomar la “justicia” por sus propias manos, se adentra en una serie de situaciones que incluso les puede costar la vida, se hacen participes de la descomposición social de la cual no saldrán tan fácilmente, el acto de unos cuantos genera un efecto domino y nos vulnera no solo como personas sino como país.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/prevencion-ante-justicieros-delincuentes/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor