Pensamientos dichos… en voz alta La persistencia del tiempo

Jorge L. López Ramos

Las personas viven felices con la idea de que algo, de que un espacio de tiempo ha concluido y de que otro más inicia, vive bajo el manto esperanzador de que todo aquello que se vivió, bueno o malo, se queda en el año que termina que, de alguna manera, por alguna razón, nuevas situaciones, experiencias, éxitos y por supuesto, también fracasos vendrán con un año que inicia.

Esta no es más que una romántica idea que el ser humano ha creado para renovarse, para generar nuevas ideas, construir nuevos proyectos, generamos toda una construcción social en torno a la llegada de un nuevo año, ¿entonces debemos de suponer que,en nuestras vidas, nuestros proyectos, nuestras ideas y todo aquello que planeamos tiene fecha de caducidad?

Le hemos puesto nombre a espacios de tiempo para llegar a momentos, espacios o circunstancias o incluso para el logro de objetivos o metas, segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, etc, son las medidas que usamos en todo momento y nos centramos tanto en ellos que nos olvidamos por completo de aprender de todo lo que sucede, lo que nos sucede mientras vamos de un punto a otro.

Lo que es un hecho es que esto que llamamos tiempo gobierna a esto que conocemos como vida, sin pensarlo e incluso sin quererlo nos hemos atado emocionalmente al tiempo y dependemos incondicionalmente de él.

No hay cambios en eso llamado tiempo, cada unidad de medida es idéntica la una de la otra incluso a pesar del transcurrir del tiempo, somos nosotros quienes cambiamos, quienes creamos las condiciones bajo las cuales desarrollamos nuestra vida, los acontecimientos que vivimos son construidos por nosotros a partir de nuestros de actos.

Lo que hoy conocemos como 2019 llega precedido por un cambio abrupto en la política nacional, la eterna hegemonía de un priismo marcado por años de corrupción, de abuso en el poder por quienes lograron puestos de gobierno a través de ese partido, parece haber terminado de forma definitiva al igual que el Partido acción nacional quienes lograron aniquilar por completo su organismo político en virtud de los grupos de poder que se confrontaron hacia su interior.

La esperanza casi nacional recae en las manos de un presidente emanado del mismo PRI y que ha luchado por distintas vías y en distintos momentos por lograrlo, un presidente que logro su ambicioso proyecto personal y que al parecer nunca construyo un proyecto de país porque hasta el momento las políticas públicas nacionales son producto más de la ocurrencia que de un modelo de planeación nacional, sin embargo y hasta no conocer a fondo el plan nacional de desarrollo hasta este análisis resulta incompleto y subjetivo.

El eco de las acciones que a nivel nacional y estatal se practiquen para lograr un modelo de desarrollo de mayor impacto local se vivirá en Puerto Vallarta, esperemos, en poco tiempo, el municipio vive momentos históricos, el Ingeniero Arturo Dávalos se ha convertido en el primer presidente municipal que logra la reelección del cargo, su gobierno tiene la responsabilidad de generar resultados positivos y a muy corto tiempo en virtud de que se viene trabajando con ello ya durante tres años atrás.

Por lo pronto vivimos la cruda de un gobierno federal y estatal que se fue con muchos pendientes, los resultados en nuestra ciudad no son tangibles ni abundantes, más bien son contados, los nuevos funcionarios públicos llegan, pero con ellos llega la espera de saber la línea que se les va a macar para comenzar el trabajo en el destino.

Sin embargo, debe de quedarnos claro que el esfuerzo personal, el empuje de cada uno de nosotros es lo que construye a esta nación, a nuestro estado, a nuestro municipio, el trabajo en conjunto de todos es lo que forma nuestra historia, pero sobre todo nuestro presente, sin embargo, vemos con tristeza que el esfuerzo es algo que está desapareciendo de la personalidad de las nuevas generaciones.

Se ha despertado la manía de obtener el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo, hoy todo se pide, hoy el estado, el gobierno, tienen la obligación de darnos todo para lograr nuestros objetivos, ya no se pide que se generen condiciones, hoy se exige que se resuelvan nuestros problemas y ese no es el camino, esa es la alternativa de una generación que la está adoptando como la única ruta.

El tiempo solo es un pretexto para renovarse, una idea romántica para recomenzar, para poder sacudirse lo que llamamos viejo, recomponer el camino y hasta adoptar nuevas formas para conducirse, incluso usamos la conclusión de lo que conocemos como año para pedir paz, amor y meditar sobre nuestras actuaciones cotidianas, el esfuerzo debe de ser continuo, los objetivos no deben de tener pausa, las ideas deben de ser contantes y la consecución de los objetivos permanente, pero claro estos son solo pensamientos dichos… en voz alta.

 

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor