Mi Destinatario Secreto

“Tenemos el deber de estudiar, aprender, cuestionar, ser ciudadanos positivos, sinceros y justos. Y, por encima de todo, tenemos el deber de unir nuestras conciencias, en libertad, a cualquier conciencia libre en la causa común del amor”.

–Gregory David Roberts. “La Sombra de la Montaña”.

 

Debo admitirlo: me caíste mal desde que te conocí. Todo en ti me generaba (y me genera) desconfianza: tu voz impostada, tus ademanes solemnes, tu preferencia por la forma más que por el fondo, pero sobre todo tu entorno, tus antecedentes y tus resultados.

Tu entorno, bueno, es, por lo menos, impresentable: El grupo Atlacomulco fue tu caldo de cultivo, el PRI tu plataforma y Arturo Montiel, quien te nombró subsecretario de Gobierno en su mandato, tu mentor. Me tocó estar en Toluca durante tu campaña; me dejaron boquiabierto los excesos y el derroche: recuerdo que en la caseta de cuota de la autopista México – Toluca el recibo por el peaje llevaba impreso tu nombre y el logotipo de tu partido, los autobuses urbanos lucían enormes carteles proselitistas, también la geografía de todo el estado estaba plagada de espectaculares y hasta un cerro lucía, esplendoroso, tu nombre. Huelga decir que ganaste, pero no por mucho.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/mi-destinatario-secreto/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor