‘Los que servimos, no estamos trabajando’

José Díaz Briseño
Washington, DC.-
Caminando con un elegante maletín por el centro de la capital estadounidense, Rick Dabner luce sorprendido de que uno de sus lugares favoritos para almorzar esté cerrado por una protesta nacional de inmigrantes que paralizó muchos restaurantes de Estados Unidos.
Ejecutivo farmacéutico en negocios con el Gobierno federal, Dabner es paseante frecuente por la Calle K, el conocido corredor del poder poblado de decenas de miles de abogados, cabilderos y consultores del centro de Washington, pero que sin embargo depende de los inmigrantes para alimentarlos.
“Es importante tomar conciencia de la diferencia que hacen las personas que vienen de otros países”, explicó Dabner, justo en la puerta de Chopt, una popular cadena de ensaladas, que ayer cerró ocho sucursales.

Nota completa click aqui...