Input your search keywords and press Enter.

EN LOS DÍAS DE LOS HURACANES

María Luisa Ramírez, es una de tantas expresiones de angustias todas.
   Su vida no contada ni importada.
   Vive la pesadilla de haber comprado una casa, cuya licencia de construcción fue liberada aun cuando el desarrollo habitacional se encontraba en medio del arroyo.
   La vida y seguridad de miles, que al igual que la de ella, ignoradas.
   — ¿Qué es lo que no se quiere tocar en el ejercicio de la función pública actual con lo heredado?
   En el discurso oficial se habla de no mas fraccionamientos en condiciones de riesgo, pero no se procede con la clausura de los actuales.
   –¿Qué es lo que marca la diferencia en lo que no se quiere que se geste de nuevo, y lo que ya existe?
    Si los desarrollos habitacionales presentan condiciones de riesgo, y en San José del Cabo, en la colonia Chamizal, se acaba de proceder por acción de gobierno a la demolición de un edificio por presentar presuntas irregularidades que generaban riesgos para vidas y bienes, entonces, cuál es la distancia y diferencia entre este edificio y los de la primera línea de Puerto Nuevo que están a punto de ser alcanzados por el desborde pluvial del arroyo El Zacatal, el mismo que enterró la Unidad Habitacional-Infonavit “Ricardo Flores Magón”, cuando las lluvias del 3 y 4 de noviembre de 1993.
   –¿Se demolerán los edificios de la primera línea del Fraccionamiento Puerto Nuevo?
   Las angustias de María Luisa Ramírez tienen fundamento. La pesadilla que regresa 23 años después.
    –¿A quién se le ocurrió y por qué chingaos poner hasta como vialidad el arroyo El Zacatal?
   –¿Un arroyo como calle?¿El mismo que ya tiene en su haber enterrado una Unidad Habitacional?
    Acaso, no se sabe lo que a Los Cabos se le está viendo como el destino turístico de mayor calidad de turista, en cuanto a su bolsillo, y que incluso le dicen a Cancún que copie este modelo de éxito.
   Vergüenza debería de dar cuando se habla de calidad turística pero se exhibe a la par pobreza en la calidad de vida social.
    Un despacho de Notimex, ilustra el tema en cuanto a lo que genera interés por éxito turístico:
   “Cancún –se dijo– debe dar salto de calidad, consideran consultores. Esto queda más claro cuando se hace un comparativo entre los turistas que recibe Cancún y los que van a Los Cabos.
   Se observa:
   “En ese destino de Baja California Sur, comparable al Cancún de antes del huracán Gilberto, casi el 30 por ciento de los turistas tiene ingresos mayores a 150 mil dólares al año, contra el 8.6 por ciento de los turistas que visitan Cancún”.
   Se dan los detalles sobre el destino del Caribe:
   “Al mantener por tres años consecutivos niveles generales de ocupación superiores a 80 por ciento es momento de que Cancún dé un salto de calidad incrementando la derrama económica, consideraron consultores.
   “Ana Cecilia Quevedo indicó que de acuerdo con información del “Estudio turista Cancún” para el segundo semestre de 2016 se espera un crecimiento en la afluencia de turistas de tres por ciento, lo que permitirá finalizar el año con 4.7 millones de visitantes.
   “Indicó que al observar el nivel de ingreso de los visitantes al puerto se identifica que desde hace cinco años crece el turismo de bajo ingreso, con perfil de sueldo menor a 50 mil dólares al año por grupo, en detrimento del turista de alto nivel de ingreso.
   “En ese sentido, refirió que esto queda más claro cuando se hace un comparativo entre los turistas que recibe Cancún y los que van a Los Cabos”.
   Y esos turistas de calidad, cuando se dirigen al Aeropuerto Internacional de San José del Cabo, pueden ver bien a su lado derecho los edificios que se levantan en medio del arroyo, mas al fondo las endebles viviendas de La Ballena.
   Esa es también la calidad de vida que se exhibe, vidas en riesgo.
   Carlos Gódinez, en su tiempo de legislador fue aguerrido, de aquella vieja guardia panista perseguida y marginada por una generación fallida de “panistas adherentes” que en los 90s  y todavía con el asomar de os 80s consideró que podría apoderarse y adueñarse del PAN local y perseguir a los viejos cuadros panistas. Hoy, Carlos Gódinez es el coordinador estatal de Protección Civil pero no se le ha visto por Puerto Nuevo ni se sabe que halla estado en Chula Vista, aún cuando tiene enfrente toda una crítica realidad para dar cuenta de lo que está hecho.
    Y aguas porque está pasando Blas, ya como huracán, aun cuando lejos de costas nacionales, pero como referencia de que Los Cabos está en medio de la ruta ciclónica.
    Ya empezó el baile de los huracanes 2016. En una fiesta en la que no se quisiera estar, pero que la indolencia le está dando boleto de entrada a Los Cabos.
   Queda la pregunta que hoy se lee en el encabezado principal de Tribuna de Los Cabos: ¿se demolerán los edificios?
Edición impresa digital aquí