Input your search keywords and press Enter.

La Negra Pesadilla  de Ecatepec

“Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia”.

–Gandhi.

 

Vamos sabiendo, poco a poco, la espantosa información: ella atraía a las mujeres y él las degollaba, abusaba sexualmente de los cadáveres, entre ambos las desmembraban y depositaban los restos en botes que rellenaban con cemento, o los tiraban en un baldío cercano. Comprobados hay diez asesinatos, pero él dice que son hasta 20; advierte que de salir de ésta va a seguir matando mujeres, revela que de niño fue objeto de abuso por parte de una mujer que lo cuidaba mientras su madre se ausentaba, y que su propia madre lo obligaba a presenciar su actividad sexual. Su odio hacia el sexo femenino es gélido e inmutable, “prefiero que los perros y las ratas se coman su carne a que anden por ahí respirando MI oxígeno.”, dijo, o “Estoy limpiando el mundo de porquería”. “Estoy bien, estoy sano”. De hecho, la esposa y cómplice se salvó por un pelo porque también estuvo en sus planes matarla. Cuando presentó la noticia, Denisse Maerker, de Televisa comentó: “Hay tantos crímenes, tantas ejecuciones y tantos asesinatos en todo México, y particularmente en el Estado de México y en Ecatepec, que estos feminicidios pasaron desapercibidos”. Una certera lectura de una realidad trágica.

Edición impresa digital aquí