La ciudad imaginada. Siempre nos quedará París

 Si hay una ciudad que me gustaría visitar una vez al año, esa sería París. A veces me pregunto cuáles son los atractivos que me atraen, así como a varios millones de visitantes que acuden a conocer y gozar de los monumentos contenidos en la capital francesa.

Sobre la Ciudad Luz se ha escrito, filmado y cantado casi todo. Ha sido la cuna para la gestación de grandes movimientos artísticos, desde el Impresionismo en la pintura hasta el jazz o la filosofía. En sus calles y en sus cafés se ha alentado el pensamiento crítico y creado obras fundamentales en la historia universal.

Los primeros asentamientos se debieron a un pueblo galo al que los romanos llamaron “parisios”, fundándose un poblado entre los años 250 y 200 antes de Cristo; con el tiempo, su nombre cambió por el de Lutecia, por lo que en las márgenes del río Sena se ha congregado vida desde hace más de dos mil años.

Entre sus edificios emblemáticos destaca la Catedral de Notre Dame cuya edificación comenzó en el año 1163 terminándose hasta 1345; su extrema belleza ha seducido a quienes la visitan, gracias a la belleza del conjunto y su capacidad para simbolizar los valores religiosos de la sociedad medieval. Hoy es el sitio más visitado en la agenda turística, traspasando sus puertas más de catorce millones de turistas cada año.

También ha sido un referente para la planeación y regeneración urbana debido a las intensas transformaciones durante el Segundo Imperio llevadas a cabo por Napoleón III y el barón Haussmann entre 1852 a 1870.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/la-ciudad-imaginada-siempre-nos-quedara-paris/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor