La ciudad imaginada Salvajes al volante

 

 

Moverse en Puerto Vallarta se ha vuelto cada día más complicado y peligroso. El traslado cotidiano de personas y bienes por las arterias de nuestra ciudad ha dejado de ser divertido para convertirse en un calvario para peatones y conductores. Algo nos pasó o nos está pasando que dejamos de ser una comunidad que cuidaba a los caminantes hasta volvernos en seres cada día más violentos, neuróticos y frustrados mientras nos dirigimos al trabajo, a casa o a divertirnos.

La trágica muerte de una joven estudiante en el cruce de Francisco Villa y Viena la semana pasada nos recuerda que algo no está bien. Lo más grave fue su deceso pero también indigna y enoja profundamente la injusticia de cómo sucedió. A qué velocidad iba el conductor que la atropelló…? De acuerdo a notas periodísticas, el cuerpo se ubicaba a 30 metros del encontronazo. Quién puede llevar semejante prisa a tempranas horas…? Por la información proporcionada por testigos, fue arrollada por una camioneta color verde cuyo conductor se dio a la fuga. Cómo es que no se ha atrapado a quien cometió este asesinato.-.? Vale señalar que las autoridades correspondientes están en su búsqueda sobre todo con la localización del vehículo abandonado en Los Ramblases. Tan cobarde fue el responsable que cubrió con una lona la unidad involucrada, que contaba con placas de Nayarit. Lentamente, sin darnos cuenta nos volvimos unos salvajes en cuatro ruedas. Todos tienen prisa pero nadie sabe a dónde va. Nos transformamos en unos neuróticos tras el volante y da la impresión que conduciendo sacamos nuestra frustración, coraje y rencor acumulado. 

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor