La ciudad imaginada. Centro: mucho ruido, pocas nueces

El Centro, también conocido como Fundo Legal, es el núcleo fundacional de Puerto Vallarta; aquí sentó sus reales don Guadalupe Sánchez el 12 de diciembre de 1851, de acuerdo a la tradición oral y a las fuentes oficiales.

La identidad arquitectónica original se modeló gracias a la experiencia constructiva de poblados serranos como San Sebastián del Oeste, Cuale y Mascota cuya tipología se trasladó al puerto permaneciendo inalterada durante más de un siglo. Las características de “pueblito” típico mexicano constituyeron la principal ventaja competitiva local, sin embargo, con la masificación del destino comenzó un paulatino deterioro en su imagen debido a la inserción de edificios ajenos al lenguaje arquitectónico tradicional.

Poco a poco fuimos desmontando lo valioso del Centro, a veces por ignorancia o por una comprensión inadecuada de la “modernidad”. La potencia de la actividad turística nos tomó por sorpresa y muchos de los propietarios de las fincas valiosas cedieron ante la tentación del dinero ganado fácilmente y en cantidades exorbitantes. Para ello contaron con el apoyo técnico de arquitectos o ingenieros que no dudaron en derrumbar o modificar fincas con tal de ejecutar las obras.

Poco a poco fuimos matando a la gallina de los huevos de oro. Y ahora nos damos cuenta de que, para competir en el mercado turístico, hay que revalorizar las pre-existencias. Quizá por ello, desde hace muchos años, han existido iniciativas de protección al patrimonio cultural del Centro.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/la-ciudad-imaginada-centro-mucho-ruido-pocas-nueces/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor