Input your search keywords and press Enter.

La ciudad imaginada.     Arquitectura para la comunidad

La arquitectura contemporánea ha ido perdiendo el compromiso que tuvo con la comunidad a la que pertenece, proceso que se fue forjando desde hace siglos.

Con la adopción de la agricultura como el medio de subsistencia desde hace unos diez mil años, los seres humanos comenzamos a asentarnos en territorios fijos, modelando edificios capaces de resistir al paso del tiempo. Uno de los primeros géneros fue el templo, utilizado como espacio de vinculación de los hombres con los dioses, particularmente en sociedades que no contaban con los conocimientos científicos para comprender al mundo de otra manera. También la vivienda se consolidó como la célula básica para proteger y unir a la familia y la comunidad.

Edición impresa digital aquí