Gracias

“Su mirada caía sobre uno con una fijeza penetrante: era la mirada de la luna a través de la cual el dragón muerto de la vida despedía un fuego frío”.

–Henry Miller.

Ayer fue el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, e independientemente de la opinión que tengamos de la potencia del norte, las virtudes del agradecimiento son indiscutibles; al menos para la inteligencia emocional y para aquellos quienes creen (creemos) en la preminencia de la espiritualidad; por eso hoy, con mucha humildad, me permito dedicar estos renglones a agradecer a todos aquellos que hoy figuran e iluminan mi vida y sin cuya presencia no sé qué sería de ella.

A mi familia, a mi madre, a mis hermanas, a mi hermano, a mis sobrinos, a mis primos, a mis hijos y a mis nietos, muchas gracias por su amor áureo. A mis amigos, esas gemas de valía y tolerancia, mi agradecimiento eterno; a mis muertos y a quienes estuvieron en mi vida y hoy no están, por los motivos que hayan sido, gracias por las enseñanzas recibidas; a mi amada Sonia, a mis compañeros de trabajo y, last but not least, a ti, querido lector, que le das sentido y propósito a estos renglones desmañados.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor