Enrique Tovar Sus pasiones: el turismo y la grilla

Lourdes Martínez / TRIBUNA DE LA BAHÍA

Puerto Vallarta, Jal.-Tapatío de nacimiento, vallartense por convicción, alegre, optimista, turistero y político de mil anécdotas reconoce dedicarse a la política por el solo hecho de gustarle, humilde de corazón, a sus 71 años reconoce tener todo para ser feliz y estar tranquilo con sí mismo.

-¿Cuándo llega a Puerto Vallarta?

 -Llegue en 1975 cuando abrieron el Holiday Inn, yo pedí que cuando abrieron el hotel en Vallarta que me cambiaran y me quedé, hubo ofertas de seguir abriendo hoteles pero yo decidí quedarme en Vallarta, aquí es mi lugar y aquí me voy a quedar. Llegué soltero, con el tiempo conocí a una chica y me casé con ella y tenemos dos hijos.

Mi último trabajo como hotelero fue en la gerencia residente del hotel Las Palmas y entre que salgo de Las Palmas y abrí Viajes Tucán, en 1986, que logré mantener 26 años y por diferentes razones lo tuve que cerrar.

En ese tiempo tuve una embarcación de servicios turísticos, el “Cielito Lindo”, tuve un restaurante, un bar, además fui dirigente empresarial por parte de la Asociación de Agencias de Viajes, Canaco, Coparmex, militante del PRI y ahora simpatizante del MC.

-A los 71 años, Enrique Tovar se mantiene activo, vigente, productivo, tiene mil anécdotas del turismo y la política ¿Qué le falta por hacer?

-Me siento satisfecho, hago algo que me gusta y me pagan por hacerlo, estoy vigente, produciendo, sin ser presuntuoso, pongo de mi parte para que a Vallarta le vaya mejor, para que a la gente le vaya mejor, soy un funcionario, aunque esta oficina no se tiene mucha atención al público.

Tengo dos hijos de 30 y 32 años con los que me llevo de maravilla, yo creo que tengo todo para ser feliz, para sentirme satisfecho de lo que le logrado.

-Se siente sano, alegre…

-Me siento con la energía suficiente, la gente me conoce, creo estar en paz conmigo mismo, a gusto conmigo mismo y creo que lo reflejo

-¿Qué hace un hombre de 71 años para cuidarse?

-Qué y cómo comes, estar al pendiente de tu salud, si algún problema se siente, ahí están los médicos, seguir las instrucciones del doctor y sobre todo, la paz interna.

Es cuando estás en paz contigo mismo, logras muchas cosas, se te dan, quizá también sea mi personalidad, se me hace fácil abrir puertas, hacer amigos y conservarlos, quizá lo único que no puede conservar fue mi matrimonio.

Pero me llevo bien con Tita, salimos de vez en cuando a comer con los hijos, salimos los dos solos, casi todos los domingos nos juntamos, vamos a la playa, cocinamos. Mis hijos salieron muy independientes, cuando vivíamos todos juntos, a veces nos peleábamos, lo cual es normal y cuando cada quien se mudó, ahora nos vemos muy seguido, cuando menos una vez a la semana.

Todo esto ayuda, para estar lo mejor posible, a esta edad, ya que me queda, sino intentar ser lo más feliz que pueda, mi trabajo, mi familia y mi yo interno.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/enrique-tovar-sus-pasiones-el-turismo-y-la-grilla/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor