Elba, Duarte, Layín

“No existe país demasiado injusto, demasiado corrupto o demasiado inepto para no poder permitirse un himno nacional conmovedor”.

–Gregory David Roberts.

 

Ahí vienen los marielitos.- Nadie podrá negarle su talante marrullero a Peña Nieto. Mientras en público y ante las cámaras dice con voz engolada y expresión solemne que hará todo lo posible para que esta transición sea tersa y civilizada, y que le desea el mayor de los éxitos al gobierno entrante, la verdad es que tras bambalinas hace rebuscados firuletes para aguarle la fiesta a su relevo. El ejemplo más claro es el caso de Javier Duarte Ochoa. A poco más de un año de haber sido encarcelado, la PGR anuncia, así, sin el menor de los rubores, que “no ha encontrado elementos suficientes” para acusar al detestable gordito del delito de delincuencia organizada, por lo que probablemente siga su proceso ¡por delitos menores! en libertad. Más allá de lo brutal de esta decisión está su objetivo: pasarle papas calientes al bisoño gobierno pejista; no hay confusión: la PGR depende el Poder Ejecutivo Federal, el titular del Ejecutivo se apellida Peña y una decisión así de grave no la hubiera podido tomar ningún procurador sin el beneplácito expreso de su jefe, el presidente de la República. Peña le está heredando la papa (Duarte) al Peje para ver qué diablos hace con él y cómo lidia con el descrédito. Si pregunta usted encontrará que nueve de cada 10 mexicanos creen que López Obrador tiene algo que ver con la liberación del rollizo sinvergüenza. Así es: ése era el objetivo.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/elba-duarte-layin/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor