El tiempo que las cobra

Fue hace nueve días.

Pero, por igual, es de un día a otro. De un año a otro. Años más años. Una realidad que se come el tiempo. El tiempo que no perdona. Y que cuando se asume, los costos son mayores. Acaso, irreversibles.

Hace nueve días, Blanca Jiménez Cisneros, fue testigo de verdades todas. La diferencia con el tiempo pasado, es que ningún titular de la Conagua antes se había detenido a escucharlas, mucho menos a razonarlas y a comprometerse por sumar esfuerzos para coincidir en soluciones, tal cual diera cuenta Tribuna de Los cabos en su edición del pasado 18 de febrero.

Viene Andrés Manuel de nueva cuenta a Los Cabos; para el próximo domingo se espera la visita presidencial. Y los temas del agua y las miles de vidas en riesgo, con todo y edificios habitacionales en medio de los arroyos, cobran mayor relevancia.

Ya no habrá los maquillajes ofensivos de sexenios anteriores, cuando por donde pasaba el Presidente todo se hacía lucir bien. Que gachos, para ocultar realidades.

Ni el mago David Copperfield podría desaparecer los fraccionamientos en medio de los arroyos de Chulavista o Puerto Nuevo. De hecho Andrés Manuel podrá ver a Puerto Nuevo desde el libramiento al aeropuerto, y pararse, ahí, justo en el puente que da cuenta del paso de un arroyo.

Y si, también, habrá más realidades.

El desarrollador turístico, Eduardo Sánchez Navarro Redo, fue expresión de esta realidad que se va comiendo el tiempo y, por tal, cercando la posibilidad de respuestas ante el acelerado crecimiento de la población: ¿quién y cómo se trata el agua?

Sánchez Navarro Redo dio cuenta de números que requieren la planta del Fonatur y lo que debería de hacerse con La Sonoreña. Pero, el ambiente ante la titular de la Conagua provocaba miradas todas: ¿y si no se está tratando bien el agua, esta y la no tratada a dónde va? De siempre se ha señalado al estero josefino a cuyos pies el Fonatur construyó la planta de tratamientos de aguas negras.

En ese estero en donde, como se dice, Dios es grande, dado que nunca se ha registrado un caso de cólera, por la gente que acudía a pescar en medio de esas aguas pestilentes. El estero no sólo es impactado por la planta, sino lo que podría ser peor, las descargas de la ciudad lineal que no cuenta con drenaje. Pero, aun cuando las captara el drenaje, de qué sirve si no hay capacidad de tratamiento.

Dijo Sánchez Navarro Redo sobre este grave problema:

1.- “El problema del tratamiento de los lodos y los olores de la planta de Fonatur se resuelve con una inversión de 5 millones de pesos y el problema de equipamiento para tratar bien el agua con una inversión de 30 millones de pesos, cantidades muy razonables”.

2.- “No obstante, aunque Fonatur hiciera estas obras, si el Municipio sigue mandando a través de la PTAR de La Sonoreña a la de Fonatur, cantidad de agua de drenaje en exceso a su capacidad, el problema no se va a resolver. Aquí hay un asunto que es urgente, habilitar lo que falta de La Sonoreña, si no se habilita va a tener Fonatur el mismo problema, aunque haga esas inversiones”.

Las realidades heredadas, que generan reflexiones que sacuden: si el agua no tratada alcanza al estero, por igual ¿ya está alcanzando al mar?

Otra vez el aguijón: ¿hay descargas al mar?

Hace años, Tribuna de Los Cabos no pudo evitar el encabezado principal, cuando eran insoportables los malos olores generados por la planta de Fonatur en el centro histórico de San José del Cabo: Huele a mierda.

 

Hoy, de los olores y del contaminar del estero, lo que fue el espejo de agua dulce, el tiempo comienza a cobrar la factura del tiradero de aguas negras. Nada más en el vado de Santa Rosa, hay cientos, miles, ocupando endebles viviendas: ¿a dónde va a dar esa agua sin tratar?

El problema por igual se acentúa en Cabo San Lucas no sólo en invasiones, sino en lo que deberían ser fraccionamientos modelos o restaurantes de gran calidad que tiran las aguas sin tratar a las calles laterales en el acceso a la ciudad portuaria.

Gonzálo Franyutti, ejecutivo del Grupo Questro, del que es presidente Sánchez Navarro Redo, conminó hace nueve días a la titular de la Conagua a que adoptara a Los Cabos para hacer un modelo ejemplo en México para dar cuenta que si se puede estar en armonía con el agua y sus habitantes.

Que no pase más tiempo. Por fortuna hay campos de golf, sino quién sabe.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor