Input your search keywords and press Enter.

Editorial Vallarta se prepara

Es de destacar, que ante el inminente inicio de la temporada alta en Puerto Vallarta, algunos de los puntos débiles de la ciudad se han reforzado y, con esto, se espera dar un mejor servicio a los miles de turistas que nos visitan, lo cual es benéfico para los mismos habitantes de este hermoso municipio, quienes también se ven beneficiados.

Uno de estos puntos es sin duda el transporte público, el cual ha sido calificado duramente por el turista y por los mismos lugareños. A tal grado ha llegado la crítica, que se le ha comparado con el servicio que se da en países africanos.

Se debe de reconocer que se ha avanzado, aunque no lo suficiente. Es cierto que los taxis se han modernizado y ya se ven más vehículos de años recientes con aire acondicionado, pero también siguen circulando carros que, por ley, ya no tendrían que estar prestando servicio, sin embargo siguen rodando en las calles de la ciudad, dando un servicio lastimoso.

De los camiones es lo mismo. Da gusto subirse a un camión nuevo, ecológico, que al abrir sus puertas siente uno lo fresco del aire acondicionado. Da gusto pagar sin ninguna queja, pero no todo es felicidad, siguen en las calles unidades del siglo pasado, con servicio ídem, jugando carreritas en las calles de la ciudad y prestando el mismo servicio ineficiente que han prestado en los últimos años, por lo que te duele desembolsar 7.50 pesos.

En la limpieza, hace algunos años la ciudad olía a basura. Era tal el problema que hubo momentos que la basura se quedaba en las calles hasta 15 días, provocando una contingencia ambiental, que se tardó en revertir, pero que a la fecha parece ser un problema del pasado, que se espera no se vuelva a repetir.

Estos dos factores, en los últimos años, han sido el lado flaco de la ciudad. Hoy se ha resuelto parcialmente, esperando que se siga por este rumbo y en el corto plazo se pueda disfrutar de mejores servicios, que den una mejor calificación a la ciudad, que redunde en más turistas y mayor derrama económica.

Edición impresa digital aquí