EDITORIAL Un cementerio

El problema de las tumbas clandestinas en Veracruz y de los cadáveres deambulando en tráileres en Jalisco, están conmocionando no solo al país, sino ya trascendió fronteras al ser un escándalo mayúsculo.

En la zona metropolitana, son al menos 250 cadáveres que están apilado en tres tráileres, que están “resguardados” hasta noviembre, cuando se termine el cementerio de la Fiscalía del Estado.

Lo grave del asunto es que la autoridad está completamente rebasada ante tanta masacre y no sabe qué hacer con tantos cadáveres, no tiene la capacidad para registrar cada uno de estos cuerpos, tomar sus muestras dentales, su ADN, huellas digitales, para poder dar con los familiares de la víctima y dar cierta “tranquilidad” en la búsqueda de sus seres queridos.

En Veracruz, gracias a la tenacidad de grupos colectivos de familiares de desaparecidos, se siguen descubriendo narcofosas, donde hay cientos de cuerpos, esperando una cristiana sepultura y ser reconocido por sus seres queridos a través de técnicas avanzadas debido a que prácticamente so puros huesos, al ser los cuerpos víctima de animales carroñeros.

Estos dos botones de muestra, reflejan la gravedad del asunto que afecta a todo el país. Es indispensable que la autoridad tome realmente en serio esta emergencia nacional e, incluso, solicite ayuda internacional, para encontrar una salida.

Debido a la complejidad del problema, no es posible que únicamente el estado logre resolver esta problemática, será necesario el apoyo de la misma ciudadanía y de organismos internacionales para salir de esta pesadilla.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/editorial-un-cementerio/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor