Input your search keywords and press Enter.

Editorial / Falta de equipo

Es alarmante que Puerto Vallarta, un puerto turístico de talla internacional, que recibe al año más de tres millones de turistas de todo el mundo; donde habitan más de 300 mil habitantes, no tenga un equipo de protección para su Cuerpo de Bomberos.
Realmente es alarmante que la ciudad no cuente con este equipo de protección para eventuales incendios de gran magnitud, donde se pone en riesgo la vida de estos héroes, que de por sí ya la arriesgan por el simple hecho de su profesión.
En el incendio del día de ayer, salió a relucir el equipo autónomo para todos los Bomberos de la ciudad, poniendo en serio peligro sus vidas, ya que la falta de este podría provocar una intoxicación al Vulcano.
El equipo autónomo o de oxigeno es para evitar que algún bombero salga intoxicado al estar combatiendo el incendio, era insuficiente, en este incendio salió a relucir las carencias con las que cuenta el cuerpo de Bomberos de Puerto Vallarta.
Eran insuficientes, puesto que solo eran unos cuantos los cuales eran utilizados por los bomberos que entraban a sofocar el fuego, y salían para evitar se les acabara el oxigeno corriendo el riesgo de que se les acabara en el interior y comenzar a inhalar el humo del incendio y morir intoxicado o salir lesionado.
El equipo con el que debe de contar este grupo de bomberos es indispensable, es muy importante para seguridad suya y poder ayudar a la ciudadanía, se desconoce si ya se hicieron las gestiones para solicitar el equipo y si ya la hicieron porque no les han proporcionad este vital e importante equipo para poder cumplir con seguridad el trabajo.
A estas alturas, no puede ser posible que el cuerpo de Bomberos de Puerto Vallarta tenga este tipo de carencias en equipo, llámese vehículos, equipos de protección, equipos de oxigeno, equipo de porrección como lo son chaquetones, botas, pantalones etcétera.
Un equipo de respiración autónoma o ERA es un aparato diseñado para equipos de rescate, bomberos y otros trabajadores que trabajen en atmósferas pobres en oxígeno.
Un equipo de respiración autónoma suele tener como componentes principales:
Una botella o recipiente de aire comprimido que puede estar entre las 200 y 300 atmósferas de presión.
Un sistema de regulación de la presión.
Una máscara que aísla al usuario de la atmósfera exterior y facilita la inhalación del aire que proviene de la botella y la exhalación del aire ya respirado.
La principal característica de estos equipos es que el aire que se inhala proviene de un depósito y, al ser exhalado, se libera a la atmósfera exterior. Los depósitos, normalmente botellas de aire comprimido, se recargan con aire filtrado mediante compresores, siendo un error común denominarlas bombonas de oxígeno. El aire comprimido con el que se cargan estas botellas, debe estar filtrado para evitar el riesgo de contaminación o envenenamiento de la persona que lo respira.
Los ERA de los equipos de rescate y bomberos constan de máscara, pulmoautomático, botella de aire, regulador de presión, con manómetro y conducciones del aire, y la espaldera, que permite su transporte y su fijación a la espalda y la cintura del usuario.

Edición impresa digital aquí