Editorial El pueblo habló

Las lecciones que deja la elección más grande en la historia del país son muchas en los tres niveles (local, estatal y nacional).

Se demostró que, trabajando bien, cumpliendo con compromisos y no perdiendo el piso, se es posible refrendar el apoyo de la ciudadanía y lograr la reelección, como fue el caso de Arturo Dávalos Peña, que aguantó el “tsunami” de Morena y obtuvo la mayoría de votos para un nuevo periodo al frente de la presidencia.

También se demostró que el voto de castigo es letal contra el PAN y el PRI, quienes lograron únicamente 4.9% y 7.4% de la votación para presidente municipal, manándolos a un lejano tercero y cuarto lugar de la contienda, rescatando, si acaso, una regiduría en el próximo cabildo.

Este voto de castigo incluyó a políticos del Movimiento Ciudadano, como al exalcalde Ramón Guerrero y al exregidor, Luis Munguía, ya que ambos sufrieron duros reveses en sus carreras políticas. El primero, fue vencido en la elección de diputado federal, siendo uno de los dos candidatos emecistas en el estado que no lograron el triunfo (el MC se llevó 18 de 20 distritos electorales) y el segundo, logró rescatar con las uñas la diputación local, aunque perdió la votación en Puerto Vallarta.

Nos enseñó está elección que otorga su confianza a un nuevo partido (Morena), quien obtuvo casi el 30% de los sufragios para la presidencia municipal, acomodando cuatro regidurías, siendo la primera minoría en Vallarta.

A nivel estatal refrendó, en general, su apoyo al MC, un partido que en su mayoría a cumplido con las expectativas, pero que ha tenido mucho desgaste y se debe poner atención para mejorar o, de lo contrario, podrá ser castigado por el electorado.

Finalmente, a nivel nacional, el mensaje de la ciudadanía fue contundente: todo el apoyo para el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien recibió más de 24 millones de votos, que representa más del 53% de los sufragios emitidos, así como una mayoría apabullante en la Cámara de Diputados y Senadores y un voto mayoritario en 31 de los 32 estados del país.

El apoyo de la ciudadanía es un voto de confianza a López Obrador, que, si no cumple con las expectativas, podrá ser castigado próximamente en las urnas.

Ojalá que se entienda la voz del pueblo, que se hizo escuchar –y fuerte–, en domingo primero de julio.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/editorial-el-pueblo-hablo/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor