Input your search keywords and press Enter.

Editorial El fiscal Veytia

Todo hace indicar, que el otrora hombre fuerte de Nayarit pasará una larga temporada en tierras estadounidenses, al declararse culpable del delito de narcotráfico, lo cual le valdrá acortar su pena, al llegar a un acuerdo con la parte acusadora.

Sin embargo, en México habría mucha tela de dónde cortar a su paso por la Fiscalía General del Estado de Nayarit, donde encabezó una verdadera mafia, sembrando el terror entre diferentes núcleos de la población nayarita, al grado que uno de sus motes más conocidos era como “El Diablo”.

Historias de desapariciones, despojos, amenazas, se cuentan por montones en tierras nayaritas. En Nuevo Vallarta hay demandas por despojos, en Compostela, en la sierra del Nayar, en muchos lugares se siguen contando historias donde la figura principal es “El Diablo”.

Edgar Veytia Cambero negocia con la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York cambiar su declaración, de inocente a culpable, según revela una carta enviada el 20 de noviembre por su nueva abogada a la Jueza Carlo B. Amon de la Corte Federal de Brooklyn.

Pero aquí en México, específicamente en Nayarit, sus cuentas siguen pendientes ¿A caso no debe pagar por las fechorías de las cuáles se le acusa?

Una de ellas dice que en diciembre de 2013 ejidatarios y pobladores de La Peñita de Jaltemba, en el municipio de Compostela, denunciaron públicamente al entonces fiscal de incurrir en amenazas, extorsiones y despojos por parte del fiscal.

Y como olvidar cuando en la elección intermedia de 2014, el 28 de mayo, Edgar Veytia recibió con policías antimotines y toda la fuerza de la Policía Nayarit desplegada a sus espaldas, a la comitiva de las dirigencias nacionales del PAN y el PRD que buscaba dialogar con él para pedirle que garantizara una elección tranquila.

Al respecto, el fiscal señaló que los políticos querían hablar sobre su trabajo y lo único que él hizo fue mostrarles cómo y con qué se resguardaría la seguridad durante la elección, en la cual, por cierto, su suegra, Alicia Monroy Lizola, fue electa como presidenta municipal de Compostela.

Le hace falta a México, que personajes de este tipo, realmente sean castigados por la justicia. Qué bueno que en Estados Unidos los acusen y los castiguen, pero que también se haga en nuestro país, urge que la impunidad se termine, que la impunidad sea una pesadilla que quedó en el pasado.

Edición impresa digital aquí