Editorial Detectar y prevenir

El acoso escolar es un fenómeno que todo el tiempo ha existido. La mayoría de los estudiantes han sido víctimas, han sido verdugos o han sido solamente espectadores de este fenómeno, sin embargo los casos que no se detectan y se le ponen solución se salen de control y puede causar alguna tragedia que lamentar.
Hay muchos tipos de los acosos que sufren los estudiantes “diferentes”, el “gordito”, el “flaco”, el “rarito”, la “pu…”, el “joto”, el “indio”, el “negro” y un sinnúmero de insultos o etiquetas que se dan en los salones de clases, en los patios de las escuelas, la mayoría de las veces con el cómplice silencio de los compañeros y de los mismos maestros y personal administrativo de las escuelas.
Si no se pone alto a este tipo de agresión, primero verbal y después física, es cuando las cosas se salen de control y desemboca en situaciones más graves, que ha llegado incluso hasta el suicidio en sus casos extremos o a la deserción de los estudiantes acosados.
Autoridades estudiantiles, maestros y estudiantes deben involucrarse más en esta problemática para resolverla y evitar daños mayores.
No es cierto que el caso sea nuevo, todo el tiempo ha estado este acoso escolar en las aulas, pero en los últimos años se han dado casos muy preocupantes, muy difíciles, que han llegado a finales trágicos.
Manos a la obra, para evitar casos extremos.

Nota completa click aqui...

error: Content is protected !!