Input your search keywords and press Enter.

Editorial Crisis en el transporte

 

 

El problema del transporte público en Vallarta está tocando fondo.

Los camiones urbanos están peor que nunca. Son pocos y la mayoría en mal estado, además que no hay una fecha prevista para poder realizar el cambio de unidades y sistema que habían anunciado las autoridades.

Hoy más que nunca hay una cosa muy segura: no habrá un cambio del transporte público a corto plazo.

La crisis se ha intensificado por la salida de circulación de al menos 50 camiones de las dos líneas de transporte que manejan el 90% del transporte: La Unión de Permisionarios y la Alianza de Transportistas, por “precaución” ha retirado de circulación 25 camiones, que saben que no pasarían una inspección de la Secretaría de Movilidad, sumando a otros 25 que dicha secretaría ya retiró de circulación por ser literalmente unas chatarras.

Aunado a lo anterior, los camiones subrogados por Sistecozome están a punto de desaparecer, al grado que no cuentan ni con oficina y, en algunos casos, ni siquiera boletos para los pasajeros.

Preocupa que a pesar de todo lo anterior, las autoridades estatales no tengan un plan en concreto para cumplir con su promesa de contar con un nuevo sistema de transporte en Puerto Vallarta, a la altura de la importancia que tiene nuestra ciudad.

La falta de camiones ya la están resistiendo la industria más grande del municipio: la hotelera, ya que se empiezan a registrar que sus trabajadores llegan tarde a sus centros de trabajo por la falta de unidades.

Urge que las autoridades tomen cartas en el asunto y tengan una solución a corto plazo. Que Puerto Vallarta tenga un servicio de transporte urbano digno, que de servicio de primera calidad tanto a locales como a turistas, esa es la exigencia que debe tomar en cuenta el gobierno del estado y que el gobierno municipal también sea un gestor para que esto sea una realidad.

Edición impresa digital aquí