Editorial Conflicto hombre-cocodrilo

El cocodrilo, es una familia de saurópsidos (reptiles) arcosaurios. Incluye a catorce especies actuales. 3​ Se tratan de grandes reptiles semiacuáticos que viven en las regiones tropicales de África, Asia, América y Australia. Aparecieron por primera vez durante el Eoceno, hace unos cincuenta y cinco millones de años.

Homo sapiens (del latín, homo ‘hombre’ y sapiens ‘sabio’) es una especie del orden de los primates perteneciente a la familia de los homínidos. También son conocidos bajo la denominación genérica de «hombres». Los seres humanos poseen capacidades mentales que les permiten inventar, aprender y utilizar estructuras lingüísticas complejas, lógicas, matemáticas, escritura, música, ciencia, y tecnología. Los humanos son animales sociales, capaces de concebir, transmitir y aprender conceptos totalmente abstractos.

Se consideran Homo sapiens de forma indiscutible a los que poseen tanto las características anatómica de las poblaciones humanas actuales como lo que se define como «comportamiento moderno». Los restos más antiguos de Homo sapiens se encuentran en Marruecos con 315 000 años. La evidencia más antigua de comportamiento moderno son las de Pinnacle Point (Sudáfrica) con 165 000 años.

De acuerdo a estos datos el cocodrilo llego casi 55 millones de años antes que el hombre a esta tierra, es uno de los animales que más han sobrevivido y como tal debe tener ciertos “privilegios”.

Los cocodrilos tienden a congregarse en hábitats de agua dulce como ríos, lagos, humedales y algunas veces en agua salobre. Se alimentan principalmente de vertebrados (peces, reptiles y mamíferos), y algunas veces de invertebrados (moluscos y crustáceos), según la especie.

Desgraciadamente, el crecimiento urbano tiende regularmente a invadir este hábitat, lo que provoca un conflicto por territorio, entre el hombre y los saurios. Es común ver en Puerto Vallarta, cocodrilos en Marina Vallarta, no porque simplemente les guste esta zona de “asolearse” o les llame mucho la atención el campo de golf de esta zona, lo hacen simple y llanamente porque anteriormente era parte del estero El Salado, parte de su hábitat, de ahí que su instinto los dirija a esa zona.

Es lamentable ver como se ha dado muerte a cocodrilos de la manera más inhuma, como la que pasó hace algunos días, cuando desconocidos sujetos torturaron y degollaron a un bello ejemplar de 40 años de edad, sin saber hasta el momento qué los orilló a hacer semejante barbarie.

Días después, un hombre fue devorado por un cocodrilo, al parecer por estar nadando en el río Ameca, hábitat de estos ejemplares.

Los dos actos son una tragedia, pero algo es muy cierto: la barbarie con la que actuaron los “hombres” contra el saurio, fue algo desproporcionado, algo que es condenable y muy alejado a la llamada “civilización”.

La muerte de una persona por causa del ataque de un cocodrilo, no es un acto de barbarie, es una reacción natural en los animales de atacar cuando invaden su territorio o cuando se sienten agredidos, no hay maldad en su ataque, la “defensa propia” del animal.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/editorial-conflicto-hombre-cocodrilo-2/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor