Del Centenario… Pie de foto Leyenda del ahorcado

En Ixtapa, Jalisco, a principios de la década de los treinta del siglo pasado, por el viejo camino de herradura de El Paso Real, ruta hacia la comunidad de El Cantón, empezó a aparecerse a los transeúntes el ánima de un ahorcado. Desde entonces, casi nadie osaba pasar por ahí después de la puesta del sol, pues temían escuchar los lamentos del alma en pena, bajo el enorme y frondoso árbol de salate o higuerón; o de plano, toparse con la espeluznante visión, en noches de luna, de un cadáver vestido de manta y colgado de una de las ramas del árbol. Algunas personas aseguraban haber visto el cuerpo balanceándose, bañado por la luz de la luna. Otros, que a caballo llegaron a pasar por ahí, afirmaban que el difunto habíase descolgado y caído a horcajadas sobre las ancas de su montura, provocando el desbocamiento de la bestia y el terror en el jinete. Se decía de algunos que, habiendo sufrido la horrenda experiencia, enfermaban; otros, habían perdido la razón y, otros más, las vidas.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor