De Fraudes y Otras Cosas

“La primera vez que me engañes será culpa tuya; la segunda será culpa mía”.
–Proverbio árabe.

En uno de los últimos servicios que le brindó Joaquín López Dóriga a Enrique Peña Nieto; según esto, una entrevista donde hablarían sin tapujos de todos los temas candentes que envuelven a nuestra muy controvertida figura presidencial, que fue más bien una plática “a modo” para que Peña tratara de hacer frente al maremágnum de críticas que enfrenta su gobierno –antes de la aparición de la tesis patito–, López Dóriga le preguntó qué opinaba sobre la permanente caída de su popularidad (la última encuesta del Grupo Reforma, de agosto de 2016, arrojó que sólo dos de cada diez mexicanos aprobaban su gestión, y que alrededor del 74% la desaprobaban), Peña respondió, desde lo alto de su soberbia, que esta caída de su popularidad se debe a que él tuvo el valor de proponer “reformas estructurales” (el entrecomillado es intencional) y que sus magníficas reformas habían afectado intereses, “pisado callos” y que a esto se debía que hubiera voces que lo criticaban. “Yo no vine aquí Joaquín, para ganar un concurso de popularidad; vine a poner en marcha los urgentes cambios que requería el país” declaró, solemne, el ocupante de Los Pinos.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor