Con Todas sus Letras

Nadie regatea el apoyo a la lucha contra los huachicoleros. Todos sabemos que se trata de un cáncer que creció de manera exponencial bajo la mirada complaciente, y muchas veces cómplice, de la clase gobernante. Lo que se haga para eliminar ese flagelo será bienvenido. Pero decía el último de los priistas ilustres, Jesús Reyes Heroles, que en política la forma es fondo. Van entonces unas sencillas preguntitas al presidente de las largas pausas:

 

  1. ¿Hay algún cálculo sobre la magnitud de las pérdidas por el desabasto de gasolina? (Porque ese es otro dislate con el que salieron: que no lo llamemos desabasto porque sí hay combustible… queridos gobernantes entrantes: si el producto no llega al consumidor entonces hay desabasto, así el origen sea el acaparamiento, la escasez o, como en este caso, una “estrategia”… ¿acaso no les dejó ninguna lección cómo le fue al PRI con su brillante autoritarismo descerebrado y sus argumentos llenos de patetismo? Y que quede claro, la culpa del desabasto no la tienen los consumidores que abarrotan las gasolineras, nada tienen que ver las “compras de pánico”. La causa es el cierre de los ductos. Así de simple)
  2. ¿Cuándo se normaliza la situación?
  3. ¿Cuántos huachicoleros llevan detenidos?
  4. ¿Por qué no previeron las consecuencias? ¿Acaso porque no les afectan a ustedes?

Por supuesto que el Peje aún tiene un fuerte apoyo popular, pero si continúa vulnerando con sus decisiones a los ciudadanos que menos la deben, el panorama se le puede revertir a muy corto plazo.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor