Input your search keywords and press Enter.

Barca sin remos Quince años sin gobernador

 

 

Corría el año 2003 cuando el entonces gobernador Francisco Ramírez Acuña, despachaba en Casa Jalisco, que Puerto Vallarta dejó de tener gobernador. Esto porque tras perder las elecciones intermedias de aquel año, el Partido Acción Nacional entregó las llaves del Palacio municipal de Vallarta, al priista Gustavo González Villaseñor.

Desde aquel entonces y hasta la fecha, el puerto turístico más importante de Jalisco se hizo a la vida pública sin una concurrencia ideológica o grupos políticos  alineados entre sí, que le dieran al puerto una armonía con el desarrollo que desde la capital, cada gobernador proponía para Jalisco.

Edición impresa digital aquí