El Amargo Legado de Acapulco

“La violencia sólo puede ser disimulada por una mentira y la mentira sólo puede ser mantenida por la violencia”.

–Alexander Solyenitsin.

 

Corría el año de 1953; el entonces senador por Massachusetts John F. Kennedy y su esposa Jacqueline Bouvier eligieron el sensacional puerto de Acapulco para pasar su luna de miel, que duró dos semanas; era la época en que el bello puerto guerrerense era destino obligado para la crema y nata del jet set: Liz Taylor, Elvis Presley, Orson Welles, John Wayne; los presidentes de EU Ronald Reagan y su esposa Nancy; Bill Clinton e Hillary; o más recientemente Kevin Costner y Madonna fueron visitantes asiduos de ese puerto; el escritor William Norwich lo definía así: “La bahía de Acapulco era sinónimo de recuperación, movilidad ascendente, dinero…” Hoy, Acapulco es sólo un fantasma de lo que fue: de tener vuelos y cruceros llenos de visitantes extranjeros, ese flujo ha venido cayendo paulatinamente y, por fin, se desplomó un 60% en los últimos cinco años. El año pasado ni 5 mil visitantes foráneos recibió el puerto. En el 2006 todavía llegaban a Acapulco unos 25 mil jóvenes “springbreakers”; ¿sabe usted cuántos llegan actualmente? exacto: ninguno. En marzo pasado la compañía de cruceros Holland America Line canceló las ocho llegadas al puerto, que tendrían lugar entre 2017 y 2018.

Nota completa click aqui...

error: Content is protected !!