A Escribir como Loca

“El genio es un relámpago cuyo trueno se prolonga durante siglos”.

–KnutHamsum.

Tremenda rostizada, al menos en lo deportivo, sufrió nuestro país con el asunto de la NFL. Y es que por primera vez íbamos a ser anfitriones de dos equipos punteros, los Carneros de Los Ángeles y los Jefes de Kansas City, únicas escuadrascon récord de 9 juegos ganados y 1 perdido en la temporada, en lo que parecía una edición anticipada del Súper Bowl; por su parte, el gobierno federal mexicanole metió al eventocasi 15 millones de dólares; el canal deportivo ESPN se preparaba a movilizar, por carretera y por aire, a más de 100 trabajadores y sus pesadas unidades de control remoto; miles de aficionados de varias partes de la república mexicana y del extranjero, ya habían comprado sus boletos, paquetes de hotel, pasajes de avión…”El mejor partido en todo el calendario de la temporada regular de la NFL se va a llevar a cabo en suelo mexicano”, decían los comentaristas deportivos de EU para que al final… el fiasco. El partido se canceló porque la cancha del Estadio Azteca estaba (está) en pésimas condiciones. Ahí andaban el martes pasado los trabajadores en friego tratando de sustituir el pasto; obviamente la NFL no iba a permitir esa improvisación e incertidumbre y canceló tajantemente el partido. “Francamente, los culpables de esta vergüenza son aquellos que decidieron hacer las cosas a la mexicana”, dice Rafael Zamorano, de ESPN; y continúa: “En el país de los dobles contratos, de la multipropiedad, de los equipos de balompié profesional que rutinariamente dejan sin pagar a sus jugadores –entre otras cosas asociadas al deporte profesional–, a una persona o un grupo de personas se les ocurrió que sería una grandiosa idea celebrar un concierto masivo de un canal de música sobre una de por sí lastimada cancha que ha debido soportar partidos de liga de dos equipos, conciertos previos, y una pesada temporada de lluvias. No hay que culpar al América, ni al Cruz Azul, ni a Shakira, ni a Telehit, ni a la NFL México.La culpa es de quien toma la decisión de darle luz verde a todo, esperando –muy a la mexicana– que las cosas se resolverán solas por sí mismas, de último momento”. Así el asunto. Ya ni la…

In Memorian

“Yo soy María Carlota de Bélgica, Emperatriz de México y de América. (…) Hoy ha venido el mensajero a traerme noticias del Imperio. Vino, cargado de recuerdos y de sueños, en una carabela cuyas velas hinchó una sola bocanada de viento luminoso preñado de papagayos. Me trajo un puñado de arena de la Isla de Sacrificios, unos guantes de piel de venado y un enorme barril de maderas preciosas rebosantes de chocolate ardiente y espumoso, donde me voy a bañar todos los días de mi vida hasta que mi piel de princesa borbona, hasta que mi piel de loca octogenaria, hasta que mi piel blanca de encaje de Alenzón y de Bruselas, mi piel nevada como las magnolias de los Jardines de Miramar; hasta que mi piel, Maximiliano, mi piel quebrada por los siglos y las tempestades y los desmoronamientos de las dinastías, mi piel blanca de ángel se caiga a pedazos y una nueva piel oscura y perfumada, oscura como el cacao de Soconusco y perfumada como la vainilla de Papantla me cubra entera, Maximiliano, desde mi frente oscura hasta la punta de mis pies descalzos y perfumados de india mexicana, de virgen morena, de Emperatriz de América”. Así comienza Fernando del Paso su majestuosa obra “Noticias del Imperio”, con ese demencial monólogo de la otrora Emperatriz Carlota, cuya figura es el eje central de ésta, una de las novelas históricas más importantes de México, porque no sólo ella, a través de su “diario”, es retratada de cuerpo entero en esta obra genial; también esos otros dos personajes señeros: Maximiliano y Juárez, son descritos magistralmente por Del Paso, quien, tristemente, se nos fue antier. Cuando le preguntaron cómo le había hecho para escribir de manera tan deslumbrante el diario de Carlota, que se entreteje a lo largo de toda la novela, respondió: “Pues en momentos tuve que ponerme a escribir como loco, en momentos tuve que ponerme a escribir como loca”. Descansa en paz, magnífico artista, genial escritor mexicano, Fernando del Paso.

Arden los árboles

Hablando de futbol americano, el pasado lunes durante el partido entre los Gigantes de Nueva York y los 49s de San Francisco, que se llevó a cabo en la casa de estos últimos, fue impresionante ver cómo la visibilidad se nublaba debido al humo generado por los letales incendios, no muy lejanos de ahí, que asolan el norte de California. 59 muertos, 130 desaparecidos, millones de dólares en pérdidas y una grave afectación a la flora y fauna son hasta el momento, algunos saldos de esta tragedia. La mayor en ese estado gigantesco y opulento.

Que tengas un fin de semana largo feliz y apacible.

Nota completa click aqui...

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte:
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://www.tribunadelabahia.com.mx/a-escribir-como-loca/
YouTube
Instagram
error: Contenido con derechos de autor