Input your search keywords and press Enter.

A Arturo le duelen sus hijas.

No le duele que maten a turistas, que asesinen a los hijos de los que viven en las colonias, el que la imagen de basura inunde las redes en el mundo pero basta que sus hijas se vean involucradas en algún escándalo para que toda la maquinaria del ayuntamiento entre al rescate con el comunicado 948, como si para eso deben usarse los recursos públicos, ya quisiéramos que así defiendan Puerto Vallarta. Pero si le molesta que critiquen el que el ayuntamiento de Guadalajara le pague a su hija, bastaría ver que lo que le molesta a la gente es el cinismo de que el dinero del pueblo se gaste en defender a sus hijas, eso si no solo molesta, enchila a quienes tiene que juntar con mucho esfuerzo para pagar una recolección de basura que no recogen y además cuando llueva se inunde y los funcionarios tengan todavía la osadía de decir que se inunda porque la gente tira la basura cuando se debe.

Edición impresa digital aquí